"Soltero de oro"

Es curioso pensar la cantidad de estereotipos, la mayoría de ellos ni tan falsos como pretenden los unos (o las unas) ni tan verdaderos como pretenden otros, que trae a la cabeza la susodicha frase, utilizada tanto para referirse (últimamente más a menudo) al principito como a Russell Crowe, y que representa el concepto de "buen partido".

Es difícil hablar de esto sin que a uno lo tilden de machista y/o retrógrado, pero igual que hay muchos hombres que siguen valorando a una mujer únicamente por su aspecto físico, hay muchas mujeres que siguen valorando a los hombres por el tamaño de su cartera. Dejando aparte la cuestión profesional, en la que cualquier reivindicación femenina carece de peros, si se trata de la defensa de la dignidad intríniseca a cada persona, y de ver a cada individuo como un ser humano, esto debería hacerse tanto para ellas como para ellos, porque limitarse a un único frente muestra, ante todo, una total miopía para ver aquellas barreras que se pretende eliminar.