Seguimos teniendo un plan

Buenas noches. Seguimos con economía, que parece que gusta, y todo apunta, según las noticias que van saliendo, a que el Congreso Senado de los Estados Unidos finalmente dará el visto bueno esta tarde —allí— a la versión 2.0 del plan de rescate de Henry Paulson, y presumiblemente el Congreso haga lo propio pasado mañana. Ya saben, el de los 700.000 millones de dólares del que les hablé ayer. Claro que como suele decirse, hasta el rabo todo es toro, así que yo de momento no me apostaría nada a ninguna de las alternativas, que bastante dinero hemos perdido ya. Crucen los dedos, por si acaso, sea cual sea su predilección. Por supuesto, el hecho de que sea aprobado, no invalida nada de lo que dije ayer sobre la madurez de la democracia estadounidense el comparación con la nuestra; la cuestión no es si votar a favor o en contra, sino el hecho de que cada congresista se desmarque de la posición de sus líderes de partido sin que pase absolutamente nada; es algo incluso lógico, tan lógico como sería inaudito aquí. Y sobre todo, es sano, muy sano.

Por nuestra parte, y hablo de Europa, Cotizalia dice que Sarkozy prepara un plan de 300.000 millones de euros para la banca europea, en función de unas declaraciones publicadas por el medio alemán Handelsblatt. Claro que ya saben que de los alemanes no se puede uno fiar y que Cotizalia es algo-bastante sensacionalista. De hecho, El Economista apunta que el ministerio de Economía francés desmiente la existencia de tal plan (a pesar de que el mismo medio lo había reportado cuarenta minutos antes). En cualquier caso, con lo que le gusta a Sarkozy el protagonismo y a los franceses meter la zarpa en el mercado —claro que siempre barriendo para casa—, no me extrañaría nada algo así. De todas formas, si efectivamente se llegase a plantear, imagínense los problemas para aprobar un plan tal en un entorno multinacional como el europeo; vamos, que si el americano está teniendo problemas para llegar al "sí", lo nuestro iba a ser peor que fecundar una tortuga con esperma de mono. A ver cómo iban a congeniar los intereses de unos —mis bancos están bien y no voy a pagar tus problemas— con las necesidades de otros —mi sistema financiero se hunde—. Sinceramente, no me veo yo a contribuyentes de un país pagando los excesos financieros de los bancos de los vecinos; claro que cosas más raras ha conseguido aprobar la burocracia europea: todo por el pueblo, pero sin el pueblo, y así nos va.

Poco más. Con el interbancario seco y los bancos mirándose con cara de póker a ver quién es el próximo en enseñar sus vergüenzas, el euribor sigue subiendo a toda velocidad y está ya en el 5,5%, o lo que es lo mismo, más de 125 puntos básicos por encima del tipo oficial (4,25%), cuando lo "normal" es que esa diferencia sea de como mucho 70 puntos básicos; claro que estos no son tiempos normales. Si Trichet no da mañana visos muy claros de una próxima bajada de tipos, que tendrá que ser significativa, o incluso sorprende y baja tipos (no confíen en ello, es pronto aún, aunque González-Páramo diese alguna pista de por dónde pueden ir los tiros de aquí a final de año, al insinuar —el BCE no dice, insinúa— que la preocupación del BCE ahora es el mercado, y por tanto, aunque esto no lo dijo, ya no tanto las presiones inflacionistas), no creo que haya una tendencia decreciente importante. Me da que ni siquiera la aprobación del plan mañana o el viernes que parece que nos vaya a salvar de la quema (aunque muchos apuntan a que la recesión americana es ya inevitable) conseguiría relajar el interbancario y llevar el euribor a niveles más lógicos. En cualquier caso, con Europa al filo de la recesión según algunos (cada vez más), será interesante ver qué decisión toma Trichet, que por cierto ha pedido la aprobación del proyecto estadounidense. Y de momento, es todo.

Al margen de todo este rollo, he detectado que los usuarios de Bloglines no están recibiendo las actualizaciones del feed. Al parecer, a su sistema no le gustó que el RSS no estuviese disponible unos días, y ahora no consigo que vuelva a mostrar las actualizaciones; les he mandado un e-mail, pero ya veremos si me hacen caso o qué. Hasta entonces, accedan directamente al blog o utilicen otro sistema; intentaré arreglarlo pronto, aunque no puedo hacer demasiado.

--

Corrección (22:42h): Hoy le toca el turno al Senado, no al Congreso. A estos últimos les toca el viernes.