Cómprame un poco de confianza, que la tengo baratita

He de admitir que después de la bajada de tipos de ayer, esperaba que ésta se tradujese mínimamente en el euribor, pero como sabrán, no sólo no ha tenido la más mínima repercusión sino que el interbancario ha vuelto a subir; qué le vamos a hacer. Es cierto que gran parte de la medida entra el vigor el próximo día 15, pero hubiese sido razonable esperar una tímida bajada. En realidad, lo que viene esto a demostrar es lo mal que está el mercado de la confianza.

También me ha sorprendido que sólo una semana después de la reunión del BCE, en la que mantuvieron tipos en el 4,25% y admitieron entre dientes que la inflación se estaba moderando y los riesgos para el crecimiento estaban incrementándose, por lo que quizá hubiese una próxima bajada de tipos, digan ahora a las claras que el tema está negro, bastante negro. No sé si es una forma de justificar una acción que no estaba prevista (el BCE siempre ha sido reticente a dar sorpresas), pero da la sensación de que todos los analistas que avisaban de que el BCE llegaría tarde con su empecinamiento en no bajar tipos van a acabar teniendo razón. Veremos si el día 15 hay algún cambio, aunque yo no apostaría nada a ello.

Ayer le explicaba a un amigo qué es el interbancario y porqué está tan alto, y la verdad es que es una situación muy similar a la que se le presenta a uno cuando va a pedir una hipoteca. Te presentas ante el tipo del banco, y después de mirar tus "papeles", te dice —si te la da, claro— que te puede ofrecer euribor más un diferencial de nosecuánto. Si el diferencial es alto, lo que te está diciendo es que no se acaba de fiar de tí (¿oye chaval, y avales no tienes por ahí?), y si es bajo, que daría su brazo por tu solvencia (seguramente hay a estas alturas mucho director de caja de ahorros sin brazos, visto el dinero que deben los promotores a las cajas). Pues lo que pasa en Europa es algo parecido, sólo que nadie da un brazo por nadie, y claro, así vamos, con los diferenciales por las nubes.

Otra cosa curiosa, aunque no se hagan ilusiones, es que el consejero del BCE, Bini Smaghi, en una entrevista concedida al diario económico Il Sole 24 Ore, ha dicho que "es necesario, por medios legislativos o a través de acuerdos privados, atar la tasa de hipoteca a la tasa de referencia del BCE en lugar de la euribor", lo que es bastante lógico. Es básicamente un reconocimiento de que el euribor no refleja ya aquello para lo que se pensó, sino que ha pasado a ser más un índice de la "desconfianza bancaria", si quieren llamarla así, desconfianza que acaba repercutiendo en las hipotecas, préstamos empresariales y etc.

Islandia ha suspendido la negociación de la bolsa de Reykiavik, está pensando pedir ayuda al FMI y ya ha nacionalizado tres bancos. Reino Unido va por el camino de la nacionalización. Rusia simplemente ha cerrado la bolsa hasta nuevo aviso. España está a la espera que la CE le diga qué le parece lo de los 50.000 millones. Alemania ya ha aparcado la hipocresía del discurso del libre mercado, ante los problemas de Hypo Real Estate, e intervendrán en lo que haga falta. Francia, qué decir; lo nacionalizarían todo, si les dejasen. En Holanda y Bélgica, ya han tenido sus buenos sustos. En Italia, Unicredit parece que ha salido de la UCI y respira. Por no hablar de EEUU y sus 700.000 millones. Mientras tanto, el BCE, la Fed y otros tantos están más perdidos que un bastardo el día del padre.

Es curioso este mundo que estamos viviendo. Los socialistas, abogando por un libre mercado que les dé a los bancos lo que se merecen, y los capitalistas, pidiendo la intervención estatal a gritos. No desesperen, todavía queda mucho por ver. Nada más. Buen fin de semana, si no nos vemos mañana.

--

Como habrán comprobado, Bloglines sigue sin ir y pasa de mí (please allow two days my ass).