Pablo Picasso

Si tengo que hacer caso a mi señora y a sus estudios de psicología, aparte de algún que otro texto, resulta que Pablo Picasso era un psicópata. Y estoy seguro de que no se lo ha inventado, ni ella ni su fuente, en el caso que nos ocupa su profesor. Al parecer, aparte de un genio de la pintura, el sujeto era un maltratador y un hijo de puta consumado, aunque no tengo intención de cebarme con él (como si importase mucho). Al parecer, Andy Warhol compartía este tipo de particular actitud. Viendo el anuncio de la editorial SM, en el que una profesora relata los primeros segundos de vida del pintor fuera del vientre de su madre, me preguntaba porqué con algunas personas determinadas, estamos tan dispuestos a olvidar determinados comportamientos.

Moraleja: si van a ser ustedes unos hijos de puta, mejor será que sean unos genios (o los consideren como tal). Por cierto, no se hacen una idea de hasta qué punto me duele hoy la cabeza, así que seguramente no estoy lo lúcido que debería estar, aunque eso no sea una novedad.