Inercia

¿Conocen esa sensación de que cualquier cosa que digan carece de relevancia, hasta el punto en el que uno empieza a plantearse el "y para qué"? Esa es precisamente la que tengo desde hace semanas, y a pesar de ello sigo escribiendo. Por inercia. Pura, simple, y ridícula inercia. Quizá la misma inercia que hace que sigan leyendo este blog o que no lo borren de su lista de feeds.

Quién sabe. Necesito un poco de sentido en mi vida. Y no del común, que de ese ya he tenido bastante.