Neverland

No pongo en duda que Michael Jackson sea responsable de muchas de las cosas que se le imputan en torno a este nuevo caso de abuso de menores que ha surgido. Sus declaraciones en una famosa entrevista en la que afirmaba que duerme habitualmente con menores no ayudan, desde luego. Si bien es cierto que en algún sentido esta sociedad esta pervertida y dormir con un menor no debería ser, en sí, nada maligno, viniendo de una persona adulta que se ha desfigurado el rostro mediante sucesivas operaciones, sin relaciones sexuales con personas de su edad (no que no es incriminatorio pero sospechoso cuando sólo se relaciona con niños) y cuya estabilidad mental es —al menos para mí— dudosa, no es el comportamiento más razonable. La protección que un adulto puede proporcionar a un menor durmiendo con él está restringida al estricto ámbito familiar, e incluso en estos casos a determinadas circunstancias, y cualquier persona que pretenda comportarse de la misma manera sin pertenecer a dicho grupo debe entender que es como mínimo sospechosa de acusaciones bastante graves.

Pero esta es sólo una parte de la historia. Un niño no se mete en la casa de Michael Jackson sin darse cuenta mientras vuelve a clase del colegio. Los padres del último niño que protagonizó un caso similar sacaron varios millones de dólares de la denuncia, y no me sorprendería en absoluto que los de ahora estuvieran buscando lo mismo. No me parece lógico que unos padres con un mínimo de responsabilidad dejen que su hijo pase la noche con otro adulto, y más a sabiendas que van a dormir en la misma cama. Por lo que una de dos, o los padres carecen de cualquier escrúpulo y han alquilado (literalmente) su hijo a Michael Jackson a cambio de una sustanciosa suma, o no son lo suficientemente responsables para educar adecuadamente a su hijo. Lo que básicamente lleva a la misma conclusión: que dichos padres, estuvieran buscando o no intencionadamente una indemnización económica, carecen de la preparación para educar a su hijo.

No tan sólo Michael Jackson debería ser investigado por su comportamiento con los niños que pasan la noche en su casa, sino que lo mismo debería hacerse con todos los padres que permiten, es posible que a cambio de dinero, que sus hijos pasen la noche en compañia de otro adulto, porque al final es eso a lo que esto se reduce.