Espen Johnsen

Esta mañana como era de esperar la prensa ha vuelto a sacar lo de la furia y la raza española, además de gilipolleces como la de Saez: "el resultado reafirma mi planteamiento" o la de Valerón diciendo que "no merecíamos esas críticas y hoy hemos demostrado nuestra valía".

Si ganarle a un equipo como Noruega, que jugó casi 40 minutos con el portero lesionado, que regaló más de un gol y que tuvo una actuación más que penosa, en la repesca de la Eurocopa (ni siquiera es un Mundial), es algo como para sentirse orgulloso, que venga dios y lo vea. El partido no lo ganó España, sino que lo perdió Noruega —y en concreto, Espen Johnsen—. Casi me hubiera alegrado de que Noruega nos hubiera ganado, porque así al menos no haríamos el ridículo como solemos hacerlo ni tendríamos que continuar con el patético entrenador que tenemos.

Pasando a otras cuestiones, ayer no salía de mi asombro al ver cómo Antena 3 tenía programada para las 23:30 la película "Sospechosos Habituales" en el 'ciclo' (por llamarlo de algún modo) "Noche de Lobos". Ni siquiera el hecho que Kevin Spacey hubiese obtenido un Oscar (algo que suele gustarles a los de la tele) al mejor actor secundario en esa película sirvió para que la pusieran a una hora decente. Y no sólo eso, sino que a las 23:50 veía como en Canal9 comenzaba "Amores Perros" después de un horrible telefilme español que giraba en torno a las peleas de perros y un mini reportaje sobre el mismo tema. Imagino, claro, que si lo hubieran puesto al revés, nadie se hubiera tragado la penosa peliculilla y el citado reportaje.

No se quién confecciona las programaciones, pero una de dos, o los que lo hacen son unos completos incompetentes, o este país esta lleno de idiotas que prefieren UPA Dance a Sospechosos Habituales. Si, yo también se la respuesta.