Latas

Siempre me he extrañado de que nadie se haya quejado del problema de higiene que el "nuevo" (hace años que están ahí) sistema de apertura de las latas de refrescos entraña. Que una parte de la lata que está en todo momento en contacto con el exterior pase a estar en contacto con el interior cuando abres la lata me parece, se vea por donde se vea, una guarrada. No soy el primero que descubre —antes de abrirla, afortunadamente— sustancias bastante desagradables en la parte superior de la lata.

Si, se puede limpiar con una servilleta, pero me resulta curioso que en una sociedad aparentemente a veces tan obsesionada con las "agresiones externas" (a saber, microbios, bacterias & Co.) se pasen por alto este tipo de cosas.