F1

Las cosas como son. La Fórmula 1 es esencialmente aburrida; una carrera que viene a durar dos horas, donde apenas pueden verse un par de adelantamientos en pista, y cuyo climax deportivo es ver quién realiza el repostaje de combustible en menos tiempo. Por supuesto, eso no es todo lo que hay, pero es casi todo. Y es que sólo existen dos factores que hacen a la F1 entretenida para el público. El primero, los accidentes. Una carrera aburrida y tediosa se convierte en excitante si hay múltiples accidentes, aunque aún así siga sin haber ningún adelantamiento. Y el segundo, es como no puede ser otro, el sentimiento patrióticonacional (propio de todos los deportes, por otra parte) que hace que en un país sin ningún tipo de afición por la F1, millones (incluido un servidor, de vez en cuando si hay tiempo y nada mejor que hacer) se sienten a ver a Alonso correr en su buga. Ya les he dicho alguna vez eso de la estupidez, ¿no?

Por lo demás, quizá vean algún comentario fuera de lugar en las próximas horas o días, pero es normal. Al parecer, tengo un par de descerebrados con poco conocimiento y mucho tiempo. El fin de semana moderé los comentarios, pero de momento lo dejaremos así y ya veremos como van las cosas.

Ha sido un fin de semana duro. Luego les cuento más y mejor, quizá sí o quizá no.