Como caído del cielo

Bien, sí, estoy de vuelta. He vuelto de la inopia. Dejen de buscarme. Es difícil ocultarse, cuando empiezas a visitar blogs y comentar tus propios posts. Temporalmente, aquí y allá, ahora sí y ahora no, dentro y fuera. Casi como una película porno. Seré el Guadiana, al menos durante una semana, durante esa semana de vacaciones que aún me queda. Casi tengo que recordármelo para no olvidarme.

Escribiré. No sé cuanto, pero algo. Para ir calentando, ya sabéis. Así que eso es lo que hay. Joder, las cuatro y cuarto. Qué tarde.

Y es que quizá me esté haciendo mayor para dormir solo.

Puntos suspensivos.

O quizá no.