Chistes, hombre, chistes

Hace unos meses, Fernando Martín, Presidente de Fadesa-Martinsa y del Grupo 14 Inmobiliarias por la Excelencia (en adelante G-14), aprendió a contar chistes.

Al parecer, Fernando Martín ya no es Presidente del G-14 (de Fadesa-Martinsa no lo sé aunque me preocupa más bien poco). Seguramente, ese es el menor de sus problemas. Ahora, Pedro Pérez ha ocupado su lugar, y aunque lo parezca, ni es un nombre genérico ni me lo he inventado (desde aquí, mis más afectuosos saludos para todos los Pedro Pérez de este país). No sé si Pedro Pérez es presidente de otra cosa, aunque da igual, pero como no sabe contar chistes, llora. Llora por esas 250000 personas que se van a ir a la puta calle, dicen. Por esos miles de personas que no van a poder comprar un piso ya que este año según ellos se van a construir "muy pocos" pisos: sólo 200000 pisos de los 350000 pisos que necesita este país. Doscientos mil y trescientos cincuenta mil, respectivamente, no doscientos coma cero ni trescientos coma cero. Miles de. Igual que los parados, desgraciadamente.

Así que Pedro Pérez llora, con lo divertidos que son los chistes y con lo que nos gustan en este santo país (España). Claro que además de no saber contar chistes ni conocer la ley de la oferta y la demanda (como si eso tuviese algo que ver), tampoco sabe contar, valga la redundancia, porque al mismo tiempo que dice todo eso cifra en 500,000 los pisos en "stock". Quinientos mil, no quinientos coma cero pisos.

 

Stock: 1. m. Cantidad de mercancías que se tienen en depósito. [RAE]

 

Vamos, que hay medio millón de pisos en este país sin vender. Lo que, si aprendí a sumar bien, que lo dudo, significa que en total, a finales de 2008 tendremos 700000 pisos construidos. Para una demanda anual, según ellos, de 350000 pisos; todo en miles. Me atrevería a decir que según eso, aunque en 2009 no se construyese ni un piso, no pasaría nada. Que hay pisos de sobra. Pero no me atrevo. Seguramente se me escapa algo.

Al menos Pedro Pérez parece sincero, cuando le dice al Gobierno que no pide medidas para "suavizar" el ajuste de la construcción, a la vez que llora por los 250000 parados y por la pérdida de 8 décimas del PIB en el primer trimestre del año, algo que no recuerda haber visto antes. Bueno, en realidad no parece sincero. Es bastante rastrero, pero no le vamos a pedir peras al olmo. Cada uno tiene su trabajo y ese es el suyo.

Yo le diría a Pedro Pérez que aprenda a contar chistes, que llorar, gracias a ellos va a llorar mucha gente en este país (claro que no sólo por ellos, porque hay muchas más razones para llorar —algunas incluso agradables— y sólo faltaba que ellos tuviesen la exclusiva), por desgracia. Así que háganos un favor y cuente chistes, hombre, chistes, que al menos nos alegran la vida.