Política internacional

Ya sé que no estoy muy comunicativo últimamente, o al menos no tanto como suelo estarlo, y que mi inventiva e imaginación están bajo mínimos. Sé que se nota, aunque tampoco espero que me echen demasiado en falta. El problema es que ya de por sí no tengo demasiado tiempo y el entrenamiento está empezando a acaparar una buena parte de mi tiempo —personal— de ocio (aparte de empezar a reflejar unos tímidos resultados), lo que provoca que me quede menos para ustedes. Por si esto fuese poco, mi cabeza lleva unos meses digiriendo —que no dirigiendo— el argumento de la eterna sin nombre, y parece que finalmente tenemos ganador, así que en algunos meses o a lo sumo un par de décadas, debería sentarme a escribir la eterna sin nombre. Con lo que entonces les dejaré aún más huérfanos, al menos por mi parte.

De todas formas, no se preocupen aún por eso, el momento de abandonarles llegará, pero no todavía (como si a alguien le importase mucho...). Para hoy, y como contraste del último ladrillo, les traigo un vídeo de humor que tenía aparcado desde hace algún tiempo. No es gran cosa y además está en inglés, pero yo me reí bastante y ya verán como es muy fácil de entender. Si no lo entienden, mejor que no lo digan, que hay mucho aspirante a House y mucha mala leche suelta.