No somos nadie

A veces pienso que la gente nunca se para a pensar en lo sorprendente que es que estemos aquí, en lo tremendamente complejo y fascinante que es el hecho de la vida. Es simplemente alucinante de una forma que ninguna otra cosa lo es. Ni se para a pensar en la inimaginable inmensidad del universo, ni en los miles de millones de años que nos precedieron.

Yo sí lo hago. Y entonces me siento pequeño pequeño pequeño, como un alfiler o como simplemente nada en absoluto. Pero eso me gusta, porque pone la existencia en perspectiva y todo resulta más sencillo.