Morfina

Hoy he ido a la feria del libro con una amiga, y aprovechando que soy un comprador compulsivo de libros, y que hacía mucho tiempo que no me compraba ninguno, me he comprado Las uvas de la ira, de John Steinbeck, y El curioso incidente del perro a medianoche, de Mark Haddon. He empezado el segundo, y parece bastante interesante. Es raro, pero interesante.

Y ya no escribo más porque me he comido tanto las uñas que me hace daño teclear. Y además mañana empiezo a nadar de nuevo, así que me tengo que acostar prontito. Pero sobre todo, es que me duelen las uñas de los dedos de las manos. Bueno, las uñas no, porque las uñas no duelen. En particular, me duele la carne que hay debajo del trozo de uña que había y que ya no hay porque lo he arrancado del dedo corazón de mi mano derecha.

Y ya he escrito bastante para el tormento que estoy soportando.