Despedidas

Si hay una cosa que odio en este mundo sobre todas las cosas (sí, por supuesto que estoy exagerando), es que cuando hablo con una persona por teléfono se despida con apatía, utilizando un tono de voz diferente al que ha utilizado durante el resto de la conversación. Parece que digan ese último 'adiós' con desgana, como si la conversación hubiera acabado para ellos dos frases antes y estuvieran demasiado ocupadas para despedirse en condiciones. Y tras colgar el teléfono, es esa impresión la que me suele quedar como imagen general de la conversación y a menudo incluso de la propia persona. Y es que a veces me dan ganas de colgarles el teléfono antes, sólo por no oírles decirlo, pero claro, no sé qué les iba a parecer eso.

En nosequé película, nosequién le decía a otro nosequién algo como nunca te fíes de alguien que viste camisa de color y cuello blanco; extrapolando un poco la idea, nunca te fíes alguien que se despide de ti como si no fuese con él. Debería de hacer un estudio más elaborado de esta teoría, quizá nos lleve a interesantes y reveladoras conclusiones.