Hay demasiado cabrón suelto

El pasado viernes me enfadé ligeramente al descubrir que alguien me había robado el piloto del intermitente lateral, el que hay al lado de la puerta en muchos coches. No es un gran problema así que para qué sulfurarse; la pieza no valdrá más de diez euros —espero—, y afortunadamente, y cruzo los dedos para que eso no me pase ahora, ni me han jodido la bombilla, ni han tirado del cable, ni nada. Sólo querían el trozo de plástico color naranja y es eso lo que se han llevado. Si es que aún debería estar agradecido.

Esto me ha recordado que nada más estrenar mi coche, descubrí al par de días un par de rayas en el capó, hechas sin duda por algún hijo de la gran puta. Tomen nota de que lo he escrito bien, con todas las letras, no ijoputa como cuando lo vanalizo. Esta vez lo digo en serio, y me refiero a uno de esos que habría que colgar de los cojones hasta que se los arrancase la acción de la gravedad sobre su propio cuerpo. Y sigo hablando en serio. Todos nos hemos cruzado con personas de esa calaña, y no hay pocos. La maldad por la maldad, sin más. Joderme el capó, porque sí. Porque le divertía, aunque no sacase nada con ello. Hacer el mal por pura y simple diversión.

Y mientras pensaba tirando de ironía y en broma, que habría que mandar al paredón a todos aquellos que abusan físicamente de los coches del prójimo sin obtener ningún beneficio, me he dado cuenta de que en realidad, el cabrón del viernes pasado sí que había ganado algo: mi intermitente. Un puto trozo de plástico triangular de color naranja. Y aunque esto desbarata parte de lo contado hasta ahora, también he pensado que bueno, qué más da si tenía o no algo que ganar, ya que después de todo, no deja de ser una verdad como un templo que me va a tocar comprarme el puto piloto y que como todo el mundo sabe, hay muy cabrón, y mucho hijo de la gran puta suelto por el mundo.

Muchos no. Demasiados.

(¿Les parece a ustedes que la una menos cuarto de la madrugada de un domingo es hora para poner una obra maestra como Bienvenido Mister Marshall? ¿Es que no hay horarios más asequibles?)