"El peor blog del mundo"

Me complace anunciar que con el siguiente post en Infumabilidades (no me des las gracias, tonto), he sido nombrado -no oficialmente- el peor blog de la blogosfera:

 

«Un amigo me pasa el enlace al peor blog de la blogosfera. Perpetrado por un tan SebastialDell, ególatra confuso y desorientado con cara de pocos amigos -entiéndase de forma literal-, esta caricatura raquítica del Toni Cantó recién salido del armario aburre a las ovejas con otro mierdiblog de autoadulación frenética.»

 

No puedo dejar de admirar la caracterización lograda, tanto a nivel físico como psicológico, y agradecer el tiempo dedicado y el enlace a mi más que patética autobiografía (nota: lo de "patética" es mio), así como incidir en el imaginativo lenguaje que su autor emplea, a pesar de lo burdo y tosco que pueda parecer a los no iniciados. Yo pensaba, a pesar de mi infinita egolatría, que ser *el peor* sería algo más complicado, y que, aunque la calidad escasea en los posts de estos últimos días, semanas, meses o incluso años, la competencia para ser el pésimo, el más peor, sería dura. Pero no.

Yo soy el peor. De todos los millones de blogs del mundo, soy, simple y llanamente, el peor. No me jodan que no es para estar orgulloso. ¡Estoy *tan* contento! Eso sí, aunque soy, como decía, *el peor*, yo no soy el más gilipollas. Con cariño, donde esté un profesional (no me des las gracias, tonto), no hay lugar para aficionados.