El Capital

Me estaba preguntando yo esta tarde de qué manera podría agradecer a mi bro el que me condonase la deuda esa de ochenta (#80.0#) euros que tengo contraida con él. Así, a lo mejor, me puedo hacer una idea, a pequeña escala, del tipo de compensación, del tipo de favores, que va a obtener La Caixa del PSC (Partido Socialista de Catalunya) por perdonarle seis millones y pico de euros que le debía, y dejarle el interés de los siete millones restantes al 3%. Es justo el mismo tipo de interés que me darían a mi; lo mismito. Obviamente, lo que salta a la vista es que nadie regala (más de) mil millones a cambio de nada, y menos que nadie un banco, para quien la pasta es precisamente su negocio. Y no creo que en la Caixa sean tontos; no señor, claro que no.

Confieso que no me quería enganchar con este tema, pero es tan divertido que no me puedo resistir. Encima el señor Montilla, para dar juego, va y se atreve a abrir la boca. Pero que insensato, el catalanocordobés este. Ya lo dice Victoria Prego, estas cosas como mínimo dan que pensar; que pensar mal, muy mal. Muy muy mal. Y con la OPA de Gas Natural por medio y el Estatut catalán en boga, todavía más. Un momento propicio, por supuesto que sí. Ya se sabe lo que se dice: piensa mal y acertarás; y la sabiduría popular es muy sabia. 

En cualquier caso, dejando al señor Montilla en su propia miseria y volviendo a lo de antes, por el momento no encuentro nada sobre lo que mi hermano quiera hacer una OPA hostil y en lo que yo pudiera hacer algo a su favor, así que mucho me temo que me va a tocar pagarle. Y además ya está independizado así que en eso tampoco puedo hacer nada, aparte de que yo ya estoy en los preliminares de mi propia transición hacia el autogobierno y con eso ya tengo bastante. Aunque en mi casa no parece que estén poniendo muchas pegas a mis pretensiones independentistas, la verdad...

Luego me dicen que si soy no se qué porque no me fío ni de los de izquierdas ni de los de derechas. Visto lo visto, como para fiarse, nos ha jodido... Como leí que citaba alguien el otro día al respecto, ya lo dijo aquel genio llamado George Orwell en Rebelión en la Granja,

 

«Todos los animales son iguales,

pero algunos animales

son más iguales que otros»

 

Y con esto, creo que ya está todo dicho.