El Abogado del Diablo I: la música y las redes P2P

Estoy en contra de la criminalización de la distribución de música por Internet. Estoy en contra de las amenazas de las discográficas. Estoy en contra de las técnicas mafiosas de la SGAE y de la SGAE misma. Estoy en contra de las acciones legales desproporcionadas. Estoy en contra de la pérdida de perspectiva jurídica y las penas de cárcel por la distribución de música por Internet. Estoy en contra de cualquier tipo de uso y manipulación de datos personales por parte de las discográficas. Estoy en contra de la asociación de la distribución de música por Internet con las mafias terroristas y criminales. Y por último pero no menos importante, estoy en contra del cánon de los CDs.

Ahora bien, nadie pensaría que iba a dejar eso ahí. No, claro que no; ahora es cuando viene la mejor parte, porque hasta ahora no he dicho nada nuevo. Y eso nuevo es que pienso que, a pesar de todo lo dicho, hay algo turbio en la distribución de música por Internet. Algo turbio en las redes P2P de intercambio de música. Algo turbio en el hecho de poder tener cientos de CDs que realmente no he pagado. No ilegal, no entro en esos términos. Simplemente algo no correcto. Igual de turbio que que alguien consiga que trabajes para él gratis.

(a) Sí, estoy de acuerdo. Dieciocho euros es un precio excesivo para un CD de música. A mi también me lo parece, lo confieso. ¿Pero, es ese todo el argumento? Los BMWs también son caros, y a nadie se le ocurre ir robándo coches (bueno, a algunos sí, e incluso hay gente que okupa casas, pero qué sorpresa, también estoy en contra de ellos). Se supone que vivimos en un país libre, en una economía de mercado, por mucho que nos o les pese (a ustedes). El precio, excepto en casos de intervencionismo estatal, lo fija el productor, el que vende, no el que compra. El mecanismo para que el que compra pueda intervenir de algún modo en el precio del producto se llama demanda (creo, tampoco es cuestión de ponerse a dar clases de economía). Nadie obliga a nadie a comprar un CD a dieciocho euros. Nadie. O eso, o me estoy perdiendo algo. O quizá es que a algunas personas le gustaría que sus clientes fijasen de manera unilateral lo que debe pagarse por su trabajo. A mi no.

(b) Pues sí, un CD virgen vale menos de medio euro. Y cien folios de papel reciclado, pues no deben valer mucho más. Y aún así, nadie se pregunta cómo un libro de bolsillo llega a valer seis euros. Quizá sea que la música no cae del cielo. Quizá sea que lleva unos gastos de producción y distribución, unas comisiones, una tecnología, unos sueldos, etc etc. YYa, pero de medio euro a dieciocho euros hay mucho, por muchas comisiones y tecnología que me cuentes. Obviamente. También está lo que se da en llamar ánimo de lucro. A la gente le gusta ganar dinero. Casi nadie carece de eso, y el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Es decir, ver punto (a).

(c) Un céntimo es muy poco para el autor por cada CD vendido, y probablemente sea cierto que las discográficas son unas explotadoras. Pero yo no soy el responsable de que se les pague poco o de que negocien mal sus contratos. Es su problema. Asumo que cualquier artista es libre, como lo soy yo, para negociar su sueldo y sus condiciones laborables. Si alguien quiere utilizar la pretendida explotación de argumento, más le vale mirar a Asia y a las sweat shops de las multinacionales. Es el problema de su gremio, no el mio, que yo soy informático y tengo ya bastantes.

(d) Yo ya pago un cánon por cada CD que copio, por lo que estoy legitimado para copiar CDs. Venga, no me hagas reir. El cánon es una medida abusiva de la SGAE, pero no legitima a copiar nada (aparte claro, de tantas copias privadas de los propios CDs de música que te dé la gana, que para eso los pagaste y son tuyos). Me parece a mi que son luchas diferentes y pensar que son la misma sólo hace que darle la razón a la SGAE.

(e) Que yo me baje el último CD de Madonna no le va a arruinar. Ni a ti trabajar de gratis una semana, ¿verdad que no? (¿sigo?).

(f) La cultura debería ser libre. Completamente de acuerdo, aunque habría que ver que entendemos por cultura, porque no es cuestión de redefinir "cultura" para que encaje con lo que nosotros consideramos como cultura. ¿Es cultura el último disco de Madonna? A mi lo que me parece es que cultura no es todo lo que algunos entienden por cultura y no es conveniente confundir "producto de consumo" o "lo que a mi me apetece leer/escuchar ahora" con "cultura". Y por otra parte, yo diría que cultura hay mucha, muchísima accesible, por casi todas partes (se suelen llamar bibliotecas y filmotecas entre otras...). El Lazarillo de Tormes, Chopin, o El Gran Dictador deberían ser libres o relativamente fáciles de conseguir, pero a casi nadie suele interesarle esa cultura. Interesa más la "cultura" que sacó ayer Madonna. Y es que algo se me escapa.

(g) La música es algo de lo que todo el mundo debería poder disfrutar. Pon la radio. La oyes, ¿no? Quizá no suene ese grupo de música en concreto que a nos gustaría oir en ese preciso momento, pero es música, y es gratis. Y probablemente en tu ciudad haya una buena variedad de estaciones de radio. Ah, bueno, sí, vale, hay que comprar una radio, pero no espero que nadie me salga con esas, que las cosas no caen del cielo. Las pilas tampoco, así que compra. Y si bien es verdad que hay mucha música que no suena por la radio, también es verdad que existe algo llamado iTunes. Incluso hay tiendas de alquiler de CDs. No es gratis, no.

(h) Claro que en todo esto hay una doble moral. Por supuestísimo. A nadie se le escapa eso. Mientras los unos se quejan de la piratería, esos mismos te venden grabadoras de CDs y DVDs, y los otros te venden banda ancha para acceso a Internet. Bien, aunque suene extraño, la mayoría de las empresas, incluso algunas ONGs, se basan, de nuevo, en ese oscuro objeto de deseo llamado dinero (dejemos la ética empresarial para otro momento). Confieso que yo, en un gran porcentaje, también (como he dicho, dejemos otras cosas para otro momento). La idea en todo momento es buscar lo que se llaman nuevas oportunidades de negocio. Ganar pasta, vamos. Así que no creo que sea reprochable que Sony te venda un DVD grabador mientras te está diciendo que no le copies los CDs. Yo diría que es exactamente lo que deben hacer, si no son idiotas.

--

Y eso es todo. Hay en este tema mucha, muchísima desproporcionalidad en el tema legal. Eso es lo más grave, y no podría remarcarlo más, porque el lobby de las discográficas es muy poderoso.

Pero a mi me parece que lo que también hay es mucha hipocresía. Compartir música por internet tiene muchas cosas buenas: conocer nuevos grupos y que ellos se den a conocer (Arctic Monkeys, por citar a uno así a bote pronto), poder conseguir música que no es accesible localmente, aumentar los asistentes a los conciertos de muchos grupos, etc etc... pero que nadie me cuente historias. Que algo que cuesta tiempo y dinero hacer, sea accesible sin pagar un puto clavo, no es ninguna tontería. Al menos, reconozcamos que hay algo, como mínimo, un poco extraño. No pretendo tener razón, es tan sólo una opinión. Uy, un pareado.

Ni desaparecerán los artistas, ni la música, ni los autores. Las discográficas, poco a poco, reorientarán sus modelos de negocio, y punto. Pero me sorprende sobremanera -de verdad- ver que la gente realmente piensa que la música debería ser gratis. Y si te vas a las películas, parece que sea algo maligno, algo maléfico ganar dinero (sea mucho o poco) con lo que haces.

Y eso. El caso es que creo que me estoy haciendo mayor. Y también creo que estoy un poco crispado y debería dormir más.

Y creo más cosas, pero esas, para otro día.

(Coñe, que largo me ha quedado, y ni siquiera tengo un caramelo que darte por llegar hasta aquí. Vayapordios...)