¿Dónde te ves dentro de cinco años?

Hace unos días, Mara comentaba en su blog dónde se ve ella dentro de cinco años. Aunque no fuese este su propósito inicialmente, con su permiso, y aunque es posible que nadie me siga, he decidido convertirlo en gilipoll... digo en meme. Estoy tentado de convertir el dónde me veo en un dónde me gustaría estar, pero he de asumir que puesto que no soy todo fuerza de voluntad, no habrá total coincidencia entre ambas, por lo que he decidido limitarme al primero. Sería un interesante ejercicio averiguar en qué medida podría cambiar mi vida si realmente me propusiese alcanzar todo aquello con lo que sueño, a costa de introducir algún tipo de riesgo, probablemente alto, en ella. Al final, supongo que todo consiste en buscar el equilibrio entre estar a gusto con lo que has conseguido hasta el momento y un cierto nivel de resignación por lo que no has alcanzado o nunca alcanzarás. Bien, ya vale, que parezco una versión chapuza de Jorge Bucay.

Me veo, por supuesto, viviendo en mi piso, con todas las reformas que ahora tengo en mente acabadas: una gran cocina, un suelo de parquet, unos techos altos... y sobre todo, estanterías de libros, música y películas por todas partes, productos de mi inaplacable demonio consumista (si lo asumes es más fácil). Me veo en un lugar cómodo para vivir, pero sobre todo, viviendo con alguien, y no hablo de un compañero de piso, ni de una compañera (de piso), o al menos, no una con la que no tenga derecho a roce. Y ese es con diferencia, el mayor cambio que espero en mi vida dentro de cinco años. Aunque espero que llegue antes, la verdad.

Finalmente y de una vez por todas, licenciado en Filosofía, y cursando el Doctorado, o quizá empezando Económicas o Sociología. O quizá ninguna de ellas, pero sin sentimientos de culpabilidad. Trabajando para la misma empresa que ahora, con otras responsabilidades; los mismos agobios, pero con menos ansiedad y mejor llevadas. En proceso de escribir algo serio o ya listo para publicar, o incluso con algo publicado. He ahí uno de mis sueños. Físicamente no demasiado cambiado, con los mismos amigos, más unos cuantos más. En palabras de Radiohead, y esta vez sin ironías, Fitter, happier, healthier.

La visión de mi mismo por aquel entonces es más de anuncio de colonia gilipollas que otra cosa, lo que implica sábanas blancas, una cama baja, una chica bonita, poca ropa (insinuante y sugerente pero sin desnudo), y mucha luz. Desde luego, hay que ver los estragos que ha hecho la publicidad en mi, así que esa visión no vale. Sólo me veo un poco más feliz, más contento, más raro, más loco, y espero que menos constipado que justo en este momento. Por lo demás, estoy bastante contento con como han ido las cosas hasta este momento.

Y por supuesto, con este blog en marcha. Será interesante leer esto dentro de cinco años, sin duda.

No le paso este meme a nadie, porque nadie me lo pasó a mi directamente, pero aún así, queda a vuestra elección: ¿Cómo te ves a ti mismo dentro de cinco años?

(Y no me vale con un simple follando, porque puestos a pedir...)