Blogging (zwei)

Siguiendo con el mismo tema, uno de los problemas que tienen los blogs, o al menos el mío, es que lo que se escribe no está, digámoslo así, "completo", sino que está compuesto por "pensamientos incompletos". La mayor parte de las veces, a menudo por falta de tiempo, escribes algo que esperas que sea claro y breve, sabiendo que no estás llevándolo a sus últimas consecuencias, que no estás profundizando tanto como te gustaría en aquello de lo que hablas, y que, incluso en algunos casos, de pensarlo más, no lo dirías. Supongo que la idea la mayor parte de las veces es dejar un germen para que de éste alguien o yo mismo, ahora, o en otro momento, pueda derivar un pensamiento que sea relativamente fértil. Una especie de "se me acaba de ocurrir esto" sin mayores reflexiones.

Esto debería haber sido una entrada sobre la necesidad de la filosofía de salir de si misma para encontrarse a si misma, pero vaya, creo que me he desviado un poco. Además, tengo en casa unos textos de Adorno que me pueden ir que ni pintados sobre eso.