Yo no digo nada...

Yo no digo nada, pero...

- Conde-Pumpido

- De Liaño

- Garzón

- Fungairiño

- Grande-Marlasca

- Dívar

Ya lo ven, ni uno "normal". Pero yo no digo nada.

(Y es que lo de Cándido Conde-Pumpido ya es demasiado)

 

(15:39h)

Estaba yo el pasado domingo viendo el partido de Portugal contra Angola, cuando oigo a nuestro querido y siempre incapaz delantero Julio Salinas expresar altruistamente su preocupación por el hecho de que el partido de España comenzase a las tres de la tarde; eso obligaría sin duda a cancelar la siesta a millones de españolitos. Y al escuchar semejante estupidez, no pude evitar que me viniese a la cabeza ese bonito refrán que dice: «Cree el ladrón que son todos de su condición». Querido Salinas, algunos en este santo país trabajamos, aunque por supuesto, y eso no se lo niego, preferiríamos estar durmiendo la siesta.

 

(15:49h)

Mi móvil y su cargador discutieron ayer por la noche. El primero, que estaba ya en las últimas, quería fiesta, pero el segundo decía que nones, así que allí estaba yo como un idiota intentando que se reconciliasen. Que sí mételo despacito, que si dale la vuelta, que si de lado, que si sólo la puntita... vaya, que hasta me tocó hacerle una limpieza de bajos al móvil. Y es que no es la primera vez que le pasa, ni con el primer cargador, hasta el punto de que cualquier día, su falta de ganas me va a llevar a la ruina... y a agenciarme un nuevo aparato. Por suerte, al final conseguí que consumasen el acto, y hoy estaba como nuevo, o casi, que los años no pasan en balde.