Una opinión sobre la responsabilidad en la equipación de vías de deportiva

Probablemente no lo sepan, pero un servidor y unos amigos estamos formalizando la creación del Club de Escalada de Cortes de Pallás (reseñas de los sectores aquí y aquí), con objeto de fomentar la zona y equipar nuevos sectores y vías de escalada. En este sentido, uno de los aspectos que más nos preocupan es lo relativo a la responsabilidad derivada de posibles accidentes que otros escaladores tengan en vías que hayamos equipado (o cuya equipación hayamos contratado). Aunque no soy jurista, déjenme hacer unas reflexiones al respecto, a partir de lo comentado con personas con las que escalo o he escalado. Lo primero que hay que decir es que legalmente, hasta donde yo sé y en el entorno de la Comunidad Valenciana, no hay nada reglamentado ni demasiados casos (por suerte) en los que basarse. Aunque no puedo garantizarlo, al parecer en otros lugares la responsabilidad se limita hasta X años después de la equipación de las vías, pero no es el caso. En este sentido, es comprensible asumir que no es lo mismo un accidente porque un parabolt o una reunión "salten" cuando la vía tiene 1 año de antigüedad que cuando tiene 15 años. Asumiendo que los materiales son los adecuados, nadie puede garantizar la salud de una reunión o una chapa por tiempo ilimitado, y todos deberíamos ser conscientes de ello cuando nos metemos en vías que tienen reuniones o chapas oxidadas, o han sido equipadas quizá 30 años atrás (y no han sido reequipadas). Hay gente que por simple pereza, inconsciencia o desconocimiento sigue descolgándose de mosquetones cuyo grosor, con el paso de los años, ha ido menguando alarmantemente, en lugar de pasar la cuerda por la anilla o poner un mosquetón de seguridad propio si alguien la va a subir después. Desgraciadamente, los riesgos derivados del deterioro de las chapas y las reuniones son algo que solemos pasar por alto sin pensarlo demasiado, a veces por desconocimiento de técnicas de autoaseguramiento, a veces porque confiamos de manera ilimitada en los anclajes de la deportiva. Mal hecho, en cualquier caso.

Dicho esto, mi opinión (que no tiene que ser la misma que la de un juez, en un hipotético accidente) es que pasados X años, es muy difícil hacer responsable de un accidente al equipador de la vía. La roca no es siempre todo lo fiable que desearíamos, ni sabemos quién ni cómo de a menudo se ha escalado una vía, ni por tanto qué caídas ha tenido que soportar. La incógnita, cómo no, es "X".

Pasemos ahora al caso en el que el accidente se produce, valga la redundancia, por un accidente. Quizá porque un paso está algo expuesto o incluso no bien protegido, o una mala caída en una repisa, o un golpe contra la roca en un vuelo. Respecto a esto, cabe decir que no es frecuente que las guías indiquen el grado de exposición aproximado de una vía; sin llegar al nivel de complejidad de la escala británica, a menudo sería deseable saber si hay algún paso especialmente expuesto. Pero volviendo al accidente en el sentido más propio del término, y asumiendo que la vía está bien equipada y el problema ha venido derivado exclusivamente del riesgo intrínseco a la escalada, mi opinión es que es difícil hacer responsable a alguien de ello. La escalada es un deporte de riesgo, por mucho que nos queramos convencer de que no lo es. Como diría aquel, shit happens, y en este caso sólo se puede hacer responsable al propio escalador.

Algunos casos especiales y que me generan alguna duda son las vías con alejes de chapas "excesivos" (más de 4 metros), y especialmente las vías con chapas irresponsable e ilógicamente altas, del que Montanejos es un ejemplo paradigmático. Si no quieres que la escalen, no la equipes, pero basar su dificultad en una caída de 4 o 5 metros al suelo es en mi opinión una irresponsabilidad total. Por no decir nada de la manía que algunos iluminados tienen de quitar la primera chapa para evitar masificación o sobreutilización de las vías; aunque a algunos les cueste entenderlo, si una vía tiene el grado XY, intentarán escalarla todos aquellos que tengan ese grado. Es decir, cuanto más bajo el grado, más escaladores. Si no quieres que la escalen, no la equipes. En cualquier caso, aún en esta hipótesis el riesgo acaba asumiéndolo el propio escalador, aunque en mi opinión sí que puede llegar a existir cierta negligencia por parte del equipador (y más si hay evidencia de que se ha dedicado a desequipar).

Hasta ahora, he comentado situaciones en las que la responsabilidad está más o menos difuminada en el ámbito del riesgo intrínseco a la escalada. Para acabar, sí creo que existe un caso en el que un equipador podría meterse en problemas serios de responsabilidad incluso penal, y lo peor de todo con consecuencias graves para otros. Esto es, básicamente, cuando el ahorro de costes genera una equipación deficiente. Lo peor de todo es que este ahorro suele aplicarse en el elemento probablemente más crítico de toda una vía de escalada deportiva: la reunión. No son pocas las vías en las que hay mosquetones de ferretería no aptos para escalada, o en otros sitios la cadena de la reunión no va a la chapa, que no existe, sino al propio parabolt. Es una temeridad o incluso un ejercicio de estupidez ahorrarse 15 o 20 euros en una vía, y poner en riesgo la vida de otras personas y tu propia integridad "legal", si quieren llamarlo así.

Les voy a poner un ejemplo con el que me encontré este fin de semana; escalando en Jérica la vía Pepeillo, nos encontramos con una reunión con descuelgue "Amerika" de Fixe Climbing, como el de la imagen, pero con una particularidad: ,a pesar de que el fabricante indica explícitamente "El sistema de descuelgue Amerika consta de dos puntos independientes" e "Instalar siempre en pares" el equipador había decidido utilizar únicamente uno, imagino que instalando el otro en otra vía, había sólo un descuelgue . Si eso no fuese suficiente, el medio descuelgue se movía. (Actualización 22:25h: El equipador había equipado correctamente, pero algún hijo de puta no sólo había robado uno de ellos, sino que había intentado robar el otro, debilitándolo significativamente. Nótese que en este caso no se trataría de negligencia por parte del equipador, sino de otra cosa, y en este caso la problemática es diferente, ya que el equipador, a pesar de haber hecho lo correcto, estaría expuesto legalmente por las acciones de otros) Por fortuna, otra reunión a un metro y pico de distancia nos ahorró seguir hacia arriba en busca de algo más fiable. Sin embargo, no son pocos los escaladores que se meterían en un 6a y se descolgarían sin demasiadas dudas de ese punto, sin entrar a valorar posibles subidas en top rope. No me caben muchas dudas de que un accidente producido por material mal instalado (anclajes químicos que se mueven), no apto para escalada o desoyendo las indicaciones del fabricante son negligencias graves y así serían probablemente vistas por un posible juez, aunque de nuevo, yo no soy juez. (Actualización 22:25h: Nótese que este no es el caso en el tema de Jérica)

La conclusión a todo esto es muy sencilla. Equipar una vía implica una responsabilidad muy grande que puede conllevar la pérdida de vidas humanas si se hace mal o inconscientemente. No se trata, por si alguien se adelanta, de Yo no pido a nadie que escale las vías que yo equipo" o de Equipa tú, si no te gusta cómo lo hago yo. Se trata, simplemente, de que si alguien equipa una vía debería dar por hecho que se escalará, le guste o no, tarde o temprano.

El bricolaje, en casa, y los experimentos, con gaseosa.