Una alegría para acabar el 2005

Como la gente que me sigue sabe, hace ya algún tiempo me compré un piso, o mejor dicho, lo señalicé. Porque la compra, debido a ciertos problemas con la escritura y a que éste era una herencia, se retrasó unos seis meses, hasta que finalmente, el pasado uno de diciembre pude anunciar que finalmente, era propietario de un piso que está localizado por aquí.

Seis meses es bastante tiempo esperando que te den un piso de segunda mano, pero al final, parecía que todo había salido bien. Hasta que esta mañana me llama el administrador de la finca para informarme de que el próximo diecisiete de enero tenemos una reunión de vecinos porque al parecer, la finca padece aluminosis. Al parecer, teniendo en cuenta subvenciones (la finca en cuestión es de los años sesenta) y demás, no será demasiada pasta, pero de momento, a la mierda la puta reforma el puto fin de año y los putos reyes magos, porque la verdad es que se me han quitado las ganas de salir y de hacer nada.