Miedo y asco en Valencia, o DEFCON 1

Siempre me han fascinado los fármacos que alteran los estados psicológicos. Ya saben, los ansiolíticos, antipsicóticos, antidepresivos, etc. Me resulta alucinante que una persona deprimida por la muerte de un familiar se sienta feliz sin razón alguna, que alguien con pánico a cierta situación pueda comportarse con la mayor tranquilidad, o que un sujeto con agresividad sea más pacífico que un corderito. Sí, ya sé que estoy tomando casos extremos, y que por supuesto, las cosas nunca resultan tan fáciles.

Les cuento esto porque Samy (se acuerdan de ella, ¿verdad?) tiene un problema que en cierto modo encaja con todo esto. Padece, según indicaciones del etólogo y diversos veterinarios, un problema de socialización temprana. Imagino que se hacen una idea de qué es eso, pero en cualquier caso, el asunto consiste en que nuestra perra pasó los primeros seis meses de su vida, los más importantes para establecer su relación con el entorno, en entornos relativamente tranquilos y cerrados, sin ser sometida a una gran variedad de estímulos. Estímulos que ahora es incapaz de reconocer, y a causa de eso, ahora no sabe distinguir qué es peligroso y qué no, por lo que le tiene miedo a todo. Personas, paragüas, motos, bicicletas, bolsas de plástico, carritos de la basura, etc. Como digo, básicamente a todo. Intenten hacerse una idea de lo que supondría para ustedes vivir así y verán. Serían carne de psiquiatra.

Aunque la recomendación principal del etólogo fue que la apuntásemos a un curso de adiestramiento en positivo que actualmente no me puedo permitir, al parecer una de las cosas que podrían ayudar son los fármacos para controlar la ansiedad y el estrés; eso podría hacer que se relajase y en su cabeza disminuyese el nivel de "peligro" que percibe (DEFCON 1). Así que para ayudar, le he comprado Valeriana; aún no puedo decirles si funciona o no. Sí, ya sé que este post está cogido con pinzas, pero quería contarles ambas cosas y creo que era la única manera de enlazarlas en la misma entrada, a pesar de la longitud. Además, con lo que duermo últimamente, mi cerebro está limitando severamente mi creatividad. Por lo demás, y como medida alternativa a todo lo que les he contado, hoy me la he llevado a correr al río. Y sí, han adivinado bien. Samy uno (1), M. cero (0).