Gastos gastos y camisetas

Bien, parece que hoy la tensión de ayer ha disminuido de forma radical. Y para aliviarme un poco, me he comprado lo siguiente ("lo siguiente" equivale a esas cuatro camisetas representadas por esas cuatro fotos). Un poco culpable me siento, cuando pienso en mi piso, en mi hipoteca, en mis treinta años (de relación con mi banco), en las reformas, en... ay dios. Bueno, el caso es que me he permitido un pequeño gran capricho. Además, hace tiempo que no me compraba ninguna camiseta, y siempre han sido mi debilidad.

Son de LaFraise. Además el tipo tiene un sistema bastante bien montado. La idea es que cualquier persona pueda hacer un diseño y enviarlo. Si este pasa la criba inicial (que imagino que será mínima), entra en un sistema de votaciones. Si supera los 450 votos en no sé cuántos días, digamos que pasa a la siguiente ronda, y en función de los votos finales y la reacción de la gente (comentarios, p.ej.), decide hacer camisetas con el diseño. El autor cobra 300 euros por ceder los derechos de reproducción y bueno, ese es el final de la historia: mi cuenta corriente.

Por último, sólo una cosa. A todos aquellos y aquellas a los que aparentemente ignoro por la noche en el MSN, o a aquellos con los que después de hablar de manera asidua en las últimas semanas, casi he perdido el contacto. No ignoro a nadie. Simplemente a) estoy cansado, b) estoy de exámenes y c) tengo muchas cosas que escribir, por lo que d) no tengo tiempo. Que nadie busque errores de lógica inductiva en ese razonamiento, que los hay. Puesto que a) depende en gran manera de b), presumo que cuando b) llegue a su término, feliz o no, a) ya no será verdad y d) tampoco. Entonces tendré tiempo. Y eso pasará en julio.

(PS: Me las habría comprado todas, pero no sólo en política los recursos son limitados...)