¿Asesinos?

Hace unas semanas, El Hámster Feliz hacía referencia a una página que venía a ser un salón de la fama de los mayores asesinos de la Historia.

Está claro que una vida es sagrada, sea quien sea el responsable de acabar con ella. Y sin embargo, no puedo dejar de preguntarme si conquistadores como Napoleón o Atila, cuyos imperios —aunque construidos a base de guerras con otros estados— llegaron a abarcar todo Occidente, son equiparables a genocidas como Hitler, Stalin o Pol Pot (nótese ya simplemente el cambio de terminología).

Se puede plantear esta cuestión además desde otras dos perspectivas: a) ¿tendría Hitler el papel que tiene en los libros de Historia actualmente si sólo se hubiese dedicado a la anexión y conquista de países, con el resultado que fuese, y nunca hubiera llevado a cabo el Genocidio?, y b) ¿contiene la palabra conquistador, o el propio hecho en sí de la conquista, algún tipo de justificante —o anestesiante— moral que es capaz de excusar, al menos parcialmente, millones de muertes?