A la de tres todos a tomar DDT

Ya sé que el uso de sustancias dopantes está mal. Lo sé, pero no entiendo, nunca he entendido, la importancia que se le da, ni en la prensa, ni a nivel de las fuerzas de seguridad del Estado. No, estadoconunosamigos no, no ese estado. El otro. Me explico.

Desde el punto de vista de la salud, bien, de acuerdo, la gente se dopa, pero la gente también toma cocaína, por poner un ejemplo, y pienso que el porcentaje de la población que se dopa y que es susceptible de ser investigada es probablemente despreciable frente a cualquier otro problema de este carácter, incluyendo el de la cocaína. Vamos a ignorar en este punto que siempre me ha costado entender que esté prohibido el consumo de sustancias como la cocaína o la marihuana, excepto por cuestiones puramente económicas (si usted toma cocaína, es posible que mi sistema nacional de salud que todos los ciudadanos pagan, tenga que pagar por sus problemas tanto mentales como físicos). Y es que todo eso de ser un individuo útil para la sociedad -la misma que prescinde del individuo cuando ya no le es útil- siempre me ha sonado un poco asqueroso, lo confieso, por aquello de poner al sujeto al beneficio de la comunidad, así que esa (la pasta, sin más) es la única razón, sin querer pensar demasiado, que se me ocurre como razón para prohibir el uso de estas sustancias. Me parece un argumento poderoso en verdad, pero allá cada cual con su cuerpo. Bueno, a lo mío que me disperso.

Continuemos. El caso es que digamos que el número de equipos "tocados" por una operación de este tipo, como la última en la que se ha visto involucrado Manolo Sainz, es de cien. Por cierto que no deja de ser curioso que oígamos este tipo de operaciones sólo en ciclismo y no en otros deportes, y además me parece tan absolutamente ridículo que esté prohibido realizarse una autotransfusión de tu propia sangre, una prohibición tan sumamente aleatoria que es casi de risa, pero a lo que iba. No sé, digamos que en total son 2200 personas. Ya se que es una exageración, pero no importa. Genial. Una operación de este tamaño para dos mil doscientas personas. Cojonudo. Nosecuanta pasta porque cuatro idiotas se dedican a realizarse autotransfusiones de sangre. Bien, vamos a suponer que resulta que además mueren el uno por cien. Otra exageración, y esta aún más bestia, si atendemos a las muertes por dopaje en los últimos veinte años. Es decir, mueren veintidós personas. No sé, pero veintipico muertes de personas que saben, porque lo saben, que se están jugando la vida, me parece un número insignificante para dedicarle tanto esfuerzo y recursos como probablemente se les dedica. Creo que la prevención laboral en este santo país requiere mucha más atención porque para empezar está asociada a muchas más muertes.

Otro punto es el de la limpieza en el deporte. Ja. Señores, cuando hay -o había- un patrocinador -Liberty Seguros- que pone seis millones de euros, vaya, mil millones de pesetas, para patrocinar un equipo ciclista, o cuando un jugador de fútbol profesional llega a ganar más de un millón de euros al año, eso no es un deporte. Es un negocio. Así que si quieren tomar anabolizantes, EPO, o incluso DDT (un conocido pesticida de no demasiada buena fama), a mi como si se los meten por el culo. El problema supongo que es que nadie deja, ni quiere dejar claro, que nada de eso es un deporte. Salir a correr es hacer deporte. Hacer cien kilómetros en bicicleta los sábados es hacer deporte. Nadar es hacer deporte. Cobrar cien millones de pesetas o pagar mil millones no tiene nada que ver con el deporte. Que bien, que es una injusticia para aquellos que no se dopan, pues sí, pero de injusticias está el mundo lleno. Dedíquense ustedes a estudiar oposiciones y verán como la mitad de los puestos están ya dados, bien por amiguismo o bien porque las habilidades requeridas para el puesto coinciden de manera espectacular y asombrosa con algún interno. No se en otros, pero la igualdad de oportunidades en este país no supera el nivel de falacia.

Así que tras decir esto, sigo sin entenderlo. Por mi, lo dicho, como si quieren inyectarse matarratas. Que está mal que la gente se dope, sí, claro, no me jodan que yo también pago impuestos. Que lo está por deferencia hacia los deportistas que están "limpios", pues sí, otro tanto. Pero realmente, a veces me pregunto si no hay problemas de delincuencia o de salud mayores en este país de los que ocuparse, aunque imagino -y en este caso no estoy siendo irónico sino más bien humilde- que probablemente estoy siendo algo miope.

A modo de epílogo, lo cierto es que se pone uno a pensar en el tiempo que ocupa y la importancia que tiene la información deportiva en cualquier telediario, y empieza lentamente a entenderlo todo todo todo.