09 F9 11 02 9D 74 E3 5B D8 41 56 C5 63 56 88 C0

Supongo que están ustedes al tanto de este número: 09-f9-11-02-9d-74-e3-5b-d8-41-56-c5-63-56-88-c0

Aunque es probable que muchos de ustedes ni siquiera lo consideren un número. Bien, eso no importa demasiado.

Se lo voy a explicar lo mejor que el tiempo y las ganas me lo permitan; me disculparán si me dejo los detalles técnicos, porque les confieso que yo tampoco estoy al tanto de ellos. Lo que seguro que saben es que hay mucha gente empeñada en que ustedes no se bajen las películas de Internet, ni que se las graben al PC de DVDs originales; esta es la causa de que esa misma gente haya desarrollado una tecnología que cifra las películas para que sólo puedan verlas con determinados juguetes o determinados programas. Es parte de todo eso que se llama DRM, Digital Rights Management. Bueno, pues esto del cifrado, que era tan secreto, tan complejo y tan tan, utiliza una clave que viene a ser el chorizo que tienen arriba, y que se descubrió hace un par de meses. Ya lo sé, tanto dinero y tiempo desperdiciado; una auténtica lástima.

Pero la historia no acaba aquí; ahora es cuando comienza lo divertido. Resultó que ese número salió hace unos días en Digg. Este sitio viene a ser el precursor del Menéame hispanoparlante, pero mucho más a lo bestia. En estas páginas los usuarios mandan noticias que luego son votadas según la importancia que el resto de lectores le den. El problema es que la MPAA (Motion Picture Association of America) considera ese número como parte de "su" tecnología, y por tanto sujeto a copyright. Y de igual forma que habían venido haciendo hasta entonces, amenazaron a Digg con emprender acciones legales.

Y Digg... se acojonó. Lo borró. Lo eliminó. Lo hizo desaparecer. Lo censuró. Y no les culpo, yo sin duda habría hecho lo mismo. Pero ahora, cuando el número en cuestión está en unas cuantas webs, Kevin Rose, como portavoz del equipo Digg, sale diciendo que ...

 

(...) después de ver los cientos de historias y leer miles de comentarios, nos lo habéis dejado bien claro. Preferiríais ver cómo Digg se hunde luchando que someterse a una gran compañía. Os escuchamos y, con efecto inmediato, no volveremos a eliminar ninguna historia con dicho código y asumiremos las consecuencias cuales quiera que sean.

Y, si perdemos, qué cojones. Al menos lo hicimos luchando.

 

[Traducción de La Petite Claudine]

Bien, no sé qué pensarán ustedes, pero yo discrepo profundamente con LPC en esto. No me lee, así que no tendré réplica; mucho más cómodo. Porque ahora no es el momento de ser valientes. Ese tiempo ya pasó y Digg metió el rabo entre las piernas, agachó las orejas y se cagó de miedo. Ahora ya no sirve ladrarle al viento. Te acojonaste, así que ahora no te hagas el machito.

Si no ven la moraleja, es la siguiente: Digg se volverá a cagar, tarde o temprano. Tiempo al tiempo.

[Actualización: Leo a través de LPC -ya vale de enlaces- que al parecer, aunque es sólo un rumor, pudo no ser miedo lo que había, sino intereses económicos]