Toma cine

Hace mucho que no hago una de estas. Desde que vi V de Vendetta el pasado 11 de abril, las salas de cine de este país -España- han tenido el privilegio de contar con mi presencia tres veces más. Si van a ver El Caso Slevin, no lean la segunda crítica. El resto pueden leerlo, no desvela nada.

La primera, Matador, de Richard Shepard, con Pierce Brosnan y Greg Kinnear. Básicamente, la relación que se establece entre un asesino a sueldo de élite venido a menos y un pobre comercial que no tiene demasiada suerte en la vida. Dejando aparte que tiene un guión agradable, simpático, entrañable por momentos, y que Kinnear (el vecino gay de Nicholson en Mejor imposible) está más que correcto, es de destacar que Brosnan se come la pantalla. Toda. Es divertido ver al ex-Bond, ex-James Bond, y habitualmente caballero inglés (o no tan caballero), en un papel de sicario desquiciado, un papel que borda y que para mi, es sin duda el papel de su vida. Una peli más que recomendable, que ayuda a pasar un buen rato sin estridencias y lo dicho, con un Brosnan que resulta hilarante, tierno y asombroso. Casi diría que no se la pierdan.

El caso Slevin, de Paul McGuigan. Entré en esta película por recomendación de unos amigos, aunque yo quería verla casi desde que salió. Empecemos por lo positivo. La película está bien, el hilo argumental tiene gancho, y están todos en la línea de sus actuaciones habituales. Lo que en en caso de Bruce Willis, Morgan Freeman y Sir Ben Kingsley ya es bastante. Josh Harnett, mejor que de costumbre -no me apasiona-. Y Lucy Liu, correcta y guapísima. Ahora lo negativo. La película es deshonesta, a veces terriblemente deshonesta. Oculta información que desde el punto de vista de algunos personajes, sería razonable, pero moviéndonos casi toda la película detrás de Josh Harnett, no puede hacerlo. Y esa es su única baza en el guión. Ocultar información que probablemente el espectador debería conocer. Eso sí, del cine sales entusiasmado, hasta que te pones a analizarla.

Plan Oculto, de Spike Lee. Sí, de Spike Lee. Con actores blancos, y de Spike Lee. Flipante. Spike Lee. Bueno, la peli está bien, mejor que bien. El plantel de actores es, a mi parecer, impresionante: Clive Owen, Denzel Washinton, Jodie Foster, Willem Dafoe, Christopher Plummer y Chiwetel Ejiofor (este último me recuerda físicamente, por alguna razón, a Sidney Poitier). La película va, básicamente, sobre el atraco a un banco. El resto de la película... mejor lo descubrís vosotros. Otra que me atrevo a decir que no deberían perderse. Aunque claro, decirlo es gratis.

Eso es todo por el momento. Tengo ganas de ver La Gran Final. Sí, una española que no parece española. Esa.