Realidades

Dice la chica de la foto anterior que cuando empezó a leerme —la historia es algo más complicada, pero no es el momento ni el lugar— le parecí una persona bastante interesante pero demasiado complicada. Es normal, porque supongo que en cierta manera, ambas cosas van relacionadas.

Dice la chica de la foto anterior, ahora que —creo yo y cree ella— me conoce un poco mejor, que no soy una persona tan complicada ni tan interesante. Es normal, porque supongo que en cierta manera, ambas cosas van relacionadas.

Supongo —sigo suponiendo, porque se me da bien y para qué mojarse—, visto lo visto hasta el momento, que no ser interesante ni complicado tiene sus ventajas, pero hay que reconocer que no deja de sentirse uno algo decepcionante cuando oye eso.

Por último, claro, dice la chica de la foto anterior que no quiere sentirse (tan) protagonista, aunque es verdad que veinte comentarios en el post que la presentaba en sociedad —léase: el anterior— no le parecían algo tan excepcional. En realidad, a la chica de la foto anterior esto le encanta... Y hasta aquí puedo leer.

*  *  * 

(Por cierto, ¿se acuerdan de esto? Pues bien:

 

«On behalf of ISACA, we are pleased to inform you that you successfully PASSED the June 2006 CISA Exam with a total scaled score of 77»

 

Interesante no, y complicado tampoco, pero listo, listo soy un rato)