Estudios para olvidar

Me comentaba hace unos días LdeLaura que había leído en El País -versión en papel, que no he podido obtener- una noticia en la que se hablaba de un estudio que había concluido afirmando que al parecer, un índice de masa corporal (IMC) superior a 21 es perjudicial para la salud. Dicho índice se utiliza, entre otras cosas, para determinar si una persona sufre obesidad o anorexia, y se obtiene a partir de la división del peso en kilogramos entre la altura, medida en metros, al cuadrado. La OMS considera que un valor normal se encuentra comprendido entre 20.5 y 25.5, aumentando este valor en un punto por cada diez años a partir de los 34.

Puesto que no he podido localizarlo, no sé realmente quién es el responsable del mencionado estudio. No sé si es una clínica de cirugía estética, si es alguna de las empresas del Grupo Inditex, o si lo ha hecho algún departamento de alguna universidad con la urgencia de justificar fondos públicos (o publicas, o no hay prórroga de beca). Pero teniendo en cuenta los niveles establecidos por la OMS, que a todas luces parece una organización competente en la materia, me parece cuanto menos arriesgado darle credibilidad -por parte del periódico en cuestión- a este tipo de estudios, tal y como están las cosas en relación a la anorexia.

Y tampoco estoy diciendo que no es que no haya que publicar estudios que vayan en contra de las tendencias dictadas -en este caso, en materia de salud- desde los organismos oficiales, sino únicamente que hay que tener cuidado con la veracidad que se publica, y más en temas tan sensibles como este. Aunque al fin y al cabo, teniendo en cuenta la afición a leer prensa -que no sea el Marca- que tienen los adolescentes de este país (no les culpo, visto lo visto), probablemente el estudio haya pasado totalmente desapercibido. Como ven, no hay mal que por bien no venga.