El último samurái

Esta tarde/noche he visto El último samurái (si, al parecer la palabra lleva acento).

Para lo poco—en general—que me gusta como actor Tom Cruise (me da la sensación de que siempre actúa igual, sea de lo que sea la película, y por cierto, odio la forma en que se ríe), la película me ha gustado mucho y él también me ha gustado como lo hace, lo que es mucho teniendo en cuenta lo dicho.

Aunque es bastante larga, de aproximadamente 140 minutos, se pasa bastante rápido, y aunque puede pecar en algunos momentos de un cierto sentimentalismo épico, la verdad es que te dejas llevar por las emociones de la película acabas metiéndote en ella.

Se puede ver simplemente -en el mejor sentido de la palabra- como una película de aventuras con el atractivo de toda la tradición que rodea a los samuráis, aunque si se quiere rizar el rizo, también es una historia sobre cómo las tradiciones culturales son a menudo aplastadas por el "progreso económico" (yo mismo me he visto condenando durante unos segundos la era industrial) y los intereses particulares.

Si tuviese que darle una nota, imagino que un 8 sobre 10 estaría bastante cerca de mi opinión, o para aquellos a los que no les gustan los números, muy recomendable.

Dicho esto, sigo impaciente a la espera de Willard, y de Troya, de la que por cierto, tras ver el trailer de la película, dice Lorena que se han pasado con el número de barcos que aparecen (¿cientos, o incluso miles?), ya que al parecer Homero no habla de tal cantidad sino de muchos menos. Ya veremos, al menos la película promete.