El negocio de la propia vida... y de los demás

El tal Karl Ove Knausgård

El tal Karl Ove Knausgård

Hace unos meses Laura me habló de un escritor noruego llamado Karl Ove Knausgård, a quien no conocía y de quien (por tanto) no he leído nada. Desde entonces me he agenciado un par de tomos de su principal obra, y voy a ello.

El autor se hizo famoso a raíz de su novela Mi lucha, una obra autobiográfica (autoficción) de 3500 páginas formada por seis volúmenes, en cuyo interior se recogen todo lujo de detalles íntimos. Hace ya un lustro que las novelas fueron publicadas en Noruega y Anagrama publica este año el 4º volumen (Bailando en la oscuridad).

La mayor parte de los críticos afirman que se trata de una obra excepcional (los hay que le comparan con Proust), que engancha incluso cuando aburre. Sí, algunas personas dirían eso de Gran Hermano, pero en este caso quien lo dice es el New York Times, así que la cosa cambia un poco. Es decir, que su éxito no radica únicamente en la exposición personal, sino también de la calidad literaria de la propia obra. Qué es lo que ha pesado más en su éxito no lo sé, pero qué duda cabe que el exhibicionismo habrá ayudado bastante.

El grado de disección es tal que (siempre de acuerdo a lo que he leído) tras la publicación de la novela su mujer cayó en una depresión, la familia de su padre dejó de hablarle y su ex mujer mostró en la radio su desacuerdo con lo que se recogía en el texto (sobre ella, presumo). Aparte, probablemente, de otros problemas "menores" con amigos y conocidos. No sabemos si la mujer continúa deprimida y la familia de su padre ha vuelto a hablarle.

La cuestión es: ¿ser protagonista directo de un hecho legitima moralmente para hacerlo público de la manera y el momento que te venga en gana, cuando otras personas están involucradas?

Si queréis más información (recomendable en mi opinión el de Harper's Bazaar):