El cochecito lere...

La idea de garantía en lo que se refiere al tema automovilístico, entre otros, es un tema más bien difuso. A no ser que uno entienda bastante de mecánica, tiene que acabar fiándose de lo que el tipo del mono azul manchado de grasa le dice, y está claro que en general, uno no entiende ni bastante ni algo ni mucho. Básicamente, no entiende nada, así que qué remedio le queda.

Aquí es por tanto donde entra en juego la sinceridad, la honestidad y la profesionalidad de un taller. Y quisiera uno creer que también cuenta la fidelidad como cliente, aunque tampoco es cuestión de mantenerla sólo por si acaso. Por si acaso cuenta, entiéndaseme. Y claro, las ganas que tenga uno de creer lo que le dicen. Porque puede uno pecar de ingenuo y pecar de listillo.

Pues sí. Al cochecito (lere...) le pasa lo mismo que le arreglaron hace casi siete meses, por lo que según Renault, la reparación sigue en garantía. Así que ya veremos si me conservan como cliente o me busco otro taller.

Lo dicho: ya veremos.