Confictos (breves)

El pasado viernes, tras ver como una mujer y su acompañante habían aparcado en un sitio reservado para discapacitados sin ningún distintivo de incapacidad, estuve tentado de preguntarle si padecía algún tipo de retraso mental.

Pero recapacité unos segundos y pensé que, si su coche estaba en una plaza para minusválidos, su respuesta sería que sí, así que continué mi camino sin decirle nada, porque las preguntas retóricas no me gustan demasiado, y los conflictos tampoco.