¿Apuestas?

Hace cosa de unos cuantos meses, salió a la luz en diferentes medios europeos que algunas casas de apuestas de Internet estaban estudiando en común diversificar su, llamémoslo así, "ámbito de aplicación", a cuestiones que iban mucho más allá de los meros acontecimientos deportivos. Aunque muchas de ellas ya habían introducido temas sociales de cierto interés (los ganadores de los Oscar, por ejemplo), y lo continúan haciendo (ganadores de conocidos "realities" o elecciones gubernamentales), en este caso las apuestas tocaban temas algo más peliagudos.

Básicamente, se trataba de aprovechar los datos oficiales de conflictos bélicos, criminalidad o desastres naturales, para añadir una nueva categoría de sucesos a la gran variedad de situaciones sobre las que se podían realizar ya apuestas. Preguntas del tipo 'Muertos declarados oficialmente al final de la semana en Irak', 'Condenados a muerte en el estado de Texas durante el segundo semestre de 2016' o 'Número de violaciones mensuales en Nueva Delhi' eran algunas de las delicadas apuestas que se planteaban en el informe que se filtró a la prensa a través de un exempleado.

Como es natural, las empresas implicadas se apresuraron a enfatizar lo preliminar de aquel estudio y su condición de meramente orientativo, aunque la presión que se generó desde algunos grupos sociales, principalmente en el norte de Europa, obligó a éstas a desestimar totalmente tal macabra introducción de la muerte en el mundo del juego. A raíz de aquello, más de una docena de personas fueron despedidas, aunque no se sabe si por su relación con el citado estudio, o en relación con la filtración del informe.