El mito de Bourne, Hellboy y Dogville

Desde mi último comentario "sobre cine", he visto varias películas, pero imagino que por lo corto de mi memoria, sólo puedo recordar tres de ellas, que son, obviamente, las tres que dan título a este comentario. Por orden de visualización:

- El mito de Bourne: Rápida, muy entretenida y tan o más buena que la primera. Resultan impresionantes las peleas, por su rapidez y su realismo, y la capacidad de escabullirse de este sujeto (Jason Bourne). Al final de la película, casi le gustaría a uno que lo entrenasen como asesino de élite.

- Hellboy: Quizá por el lugar en el que nos hemos sentado en el cine, las distracciones provocadas por un grupo de chiquillos gilipollas dignos de una buena paliza, o las grandes expectativas que me habían generado los trailers, no me ha entusiasmado demasiado. En realidad, casi podría decir que no me ha gustado. Los cambios de ritmo de unas escenas a otras me parecen excesivos y demasiado bruscos, hay abuso de los efectos especiales (aunque obviamente en una película de este tipo son necesarios), que por otra parte no me parece que estén demasiado conseguidos (ver a un sujeto volar verticalmente paralelo al suelo sin describir ningún tipo de parábola es algo que siempre me parece artificial y completamente irreal y antiestético), y finalmente, se me ha hecho demasiado larga. Al menos, a Lorena le ha gustado.

- Dogville: Este Lars von Trier es un puto genio. Quizá la película *parezca* un poco rara, quizá *parezca* un poco aburrida. Pero esta película ni es rara, ni es aburrida, sino todo lo contrario. Una jodida obra maestra. ¿Necesito decir más?