Sentada por una vivienda digna. Sí y no.

Hace bastante que perdí la confianza en esta sociedad; en sus políticos, sus instituciones, sus representantes, sus ideas y sus propósitos. Y en la gente, hace mucho que perdí la confianza en la gente (menos en David). Con el tiempo he aprendido que cuando no hay intereses ocultos, hay ignorancia, y sólo en algunos casos la gente es realmente sincera y está dispuesta y capacitada para defender sus ideas con validez. Así que no sé si estaré este domingo en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia, en la sentada por una vivienda digna, y los que me conocen lo suficiente saben que mis atisbos de duda suelen equivaler a una negativa.

No estoy de acuerdo en que la gente haya de conformarse con el alquiler frente a la propiedad, porque hay suelo más que suficiente en este país para que no tenga que ser así. No estoy de acuerdo en que se eliminen las desgravaciones a la primera vivienda, y me parece cuanto menos sorprendente que los defensores de un movimiento así se basen en informes del FMI y el BCE para defender eso, instituciones que no se caracterizan precisamente por el intervencionismo estatal en cualquier tipo de asunto económico, que es el principal argumento de los organizadores. Y finalmente, no estoy de acuerdo con tener que pagar un impuesto por no irme a vivir a mi piso, que permanece vacío mientras espero hacer una reforma que es posible que mucha gente considere que no necesito, cuando me de la gana.

A pesar de ello, defiendo la idea principal de la sentada, y puesto que imagino que muchos de vosotros no estaréis de acuerdo conmigo pero sí con ésta, podéis encontrar más información en:

Sentada por una vivienda digna

Gracias, balita ;^)