Cerramos la paraeta

Porque hace semanas que se me acabó la inspiración y no la he vuelto a encontrar. Porque no tengo ganas de seguir sentado frente a un teclado cuando llega la medianoche. Porque este blog se ha convertido en una obligación y ha dejado de ser el placer que era en un principio. Porque necesito tiempo para otros proyectos que en este momento de mi vida me piden, me suplican, más atención. Porque necesito descansar, necesito vivir y necesito moverme de casilla. Porque demasiada gente sabe ya demasiado de mi. Porque esto ha dejado de enriquecerme y ha empezado a empobrecerme. Porque ha cumplido con creces su función pero ya no la tiene. Y porque no aguanto esto más.

Por eso y por muchas otras cosas, este blog echa el cierre. Estaré aquí y allá, quizá leyendo, quizá no. Pasadlo bien.

Buenas noches y hasta siempre.